Las hierbas de Provenza

Se llama hierbas de Provenza a una mezcla de hierbas aromáticas ya preparadas para utilizar como condimento. El nombre que se le da es un nombre comercial que se empezó a emplear a principios de los años 70 por las empresas que comercializaban hierbas aromáticas, y le dieron éste ya que era una mezcla de hierbas muy utilizadas tradicionalmente en la cocina provenzal.

La composición de las hierbas de Provenza puede variar según el fabricante que las venda, tanto en cantidad, como en proporción o variedad. A mí personalmente me gusta la composición que se suele hacer en las zonas de Baleares, Cataluña y Valencia, donde se utiliza normalmente la albahaca, el estragón, el tomillo y la mejorana. En otras ocasiones se puede emplear ajedrea, hinojo o lavanda a cambio de alguno de los otros ingredientes. Una curiosidad es que en la comercialización de estas hierbas en América, casi siempre, se incluye la lavanda.

Normalmente es posible utilizarlas directamente para condimentar carne, pescado, ensaladas, pastas y cualquier tipo de alimento, pero en casa, desde hace mucho tiempo, las utilizamos de dos maneras más:

Mezcladas con sal gruesa en un molinillo, que favorece la condimentación al incluir ya la sal. Las empleamos para las ensaladas, en verano, tanto las verdes, como de tomate o de pasta, para preparar la carne o el pescado para las parrilladas, o para hacer un buen pan con tomate.

Maceradas en aceite. Le dan un sabor adicional al aceite que complementa a la perfección la condimentación anterior, sobre todo en las ensaladas o el pan con tomate.

Lo que si está claro es que las hierbas de Provenza, cuando entran en una casa, ya nunca más salen, pues la imaginación de los amantes o aficionados a la cocina siempre le encuentran un uso más.